S?bado, 30 de marzo de 2013

     Hay verdades que nos duelen, esas verdades dolorosas son nuestros errores cometidos y generalmente buscamos culpables para justificarlos, cuando realmente lo que tenemos que hacer es aceptar que nadie es culpable sino uno mismo, aceptando nuestros errores sin estar buscando los de los demás , nuestra vida se transforma de una manera tan especial, que poco a poco vamos encontrando nuestra verdadera personalidad y nos vamos enseñando a vivir de una manera tan especial, que buscamos a un amigo, amiga, un padre, una madre, un hermano, una pareja, etc., no por dependencia, simplemente por tener compañia en un momento de felicidad o tristeza, es maravilloso compartir. Hoy vivo mi vida, con mis defectos y mis virtudes, reconozco y acepto mis errores para poder encauzar mi camino nuevamente y paulatinamente van desapareciendo esas verdades dolorosas.


Publicado por joisma @ 3:53  | Personal
Comentarios (0)  | Enviar